Caraíva: personalidad de paraíso desolado

Share on Google+0Share on Facebook0

Cuando llegas al pequeño puerto de Nueva Caraíva vas a encontrar varias canoas esperándote para cruzar. Con nuestro equipaje ya acomodado en las balsas, es el momento de embarcar. Tomate un segundo para mirar a tu alrededor y sentirás como empiezas a ser encantado. El cielo, el río, el mar y la mata, un espectáculo increíble de la naturaleza para darnos la bienvenida.

El cruce es rápido, unos minutos y ya estamos al otro lado del río y en otro universo, el pueblo de Caraíva. Disfruta el viaje para tomar las primeras fotos y para intercambiar los zapatos por ojotas. Las calles de Caraíva son de arena y andar calzado es más difícil.

rio de caraiva

En el puerto de Caraíva diversos cargadores ofrecen sus servicios a los que tienen el equipaje más pesado. También te permiten saber dónde están las posadas y campings. Después de acomodarnos es el momento de empezar a disfrutar de verdad. Para los que llegan en el final del día, el imperdible es ver la puesta de sol en la Praia da Barra, donde el río desemboca en el mar y disfrutar para entrar de lleno en el clima de Caraíva. Para los que llegan por la mañana, las opciones son muchas. Se puede empezar con un baño en el mar y luego comer pescado en una de las barracas de la playa .

En el pueblo de Caraíva existe centro de salud, estación de policía, la biblioteca de la Escuela Municipal, iglesia, farmacia, panadería y una pequeña tienda local. Hay dos teléfonos públicos, y algunos operadores móviles tienen señal en la Praia da Barra pero no siempre funcionan. Algunos posadas y restaurantes poseen celulares rurales. En la calle “Porto das Canoas” hay un cibercafé con conexión a Internet.

povo caraiva

Durante la temporada alta el número de visitantes crece y es muy bueno llegar con una reserva, sobre todo para la víspera de Año Nuevo. Incluso con el gran movimiento, Caraíva no se convierte en un destino turístico tradicional, el lugar tiene una fuerte personalidad de paraíso desolado.

Caminando en dirección al sur se encuentran playas desiertas, y ya dentro del Parque Nacional de Monte Pascoal, está la reserva de Barra Velha de los indios Pataxós.
Caminando hacia el norte, se llega a la playa Satu. Satu es un señor nativo de la región que tiene buenas historias y gran alegría en recibir turistas. Su barraca es sencilla y proporciona agua de coco, refrescos, cerveza y algunas galletas. Y no deje de probar la especialidad de la casa, una cocada (postre a base de coco) sin igual.

praia do satu

Caminando más allá de Satu es posible alcanzar una laguna de agua dulce que se parece a un escenario. Lugar ideal para descansar un poco antes de continuar el paseo. Caminando un poco más se llega a los acantilados donde hay una trilha para subir. Desde lo alto la visual es aún más impresionante y del otro lado hay una sorpresa. La Praia do Espelho considerada una de las más bellas del mundo y realmente impresionante, vale la pena el paseo. Pero atención, que para caminar hasta Praia Espelho es bueno estar preparado ya que la distancia es de aproximadamente 9 km y es bueno llevar comida y agua, el único punto de apoyo en este camino es Satu.

praia do espelho

Así que prepárate para conocer un lugar muy diferente, con una estructura simple, con un modo particular de vida, muchas historias y una belleza natural indescriptible.

caraiva rio

VIA: Caraíva.com.br



¿Te gusto esta nota? 
Déjanos un comentario. ¿Conoces a alguien que puede interesarle esta nota? Compartila.
Muchas gracias y hasta la próxima viajero  :)

Ah, no te olvides de seguirnos a través de nuestras redes sociales:

  

Un pensamiento sobre “Caraíva: personalidad de paraíso desolado

  1. Pingback: Caraiva, un pueblo muy diferente | Seguir Viajando Blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *