Que tener en cuenta a la hora de comprar una mochila

Share on Google+0Share on Facebook0

Todo mochilero necesita de una muy buena mochila. Si sos principiante y no tenes ni idea de cómo elegirla ni que tener en cuenta al momento de comprarla, no te preocupes ni entres en pánico: acá te damos algunos consejos para que vos y tu mochila se lleven más que bien.

Primero que nada, hay que tener muy presente que la mochila es algo con lo que se va a cargar por varias horas durante cualquier viaje, por lo tanto a la hora de la comprarla exige muchísima atención. Tal vez, para muchos, la tarea de ir de compras puede resultar aburrida o quizás, para otros, la ansiedad por tener la mochila lo más rápido posible hace que opte por una mochila que no sirve. Sin embargo, a la hora de comprarla, hay que tener mucho cuidado e ir con toda la calma y máxima paciencia posible, ya que elegir la mochila correcta puede ayudar a cuidar la salud haciendo un viaje más cómodo y más placentero con mayor calidad de disfrute.

¿Dónde comprar?
Es aconsejable comprarla en locales que se especialicen en mochilas de trekking y/o montañismo, por ejemplo: tiendas de camping o tiendas dedicadas al deporte extremo. Es importante ir a un local donde el vendedor pueda ayudarte y orientarte en lo que estés buscando. No es aconsejable comprarlas en grandes centros comerciales, ya que estas no poseen vendedores especializados en sus productos y además estos no poseen garantía. No es un detalle menor entrar a un local con una idea de lo que es una buena mochila, de esta forma uno puede darse cuenta rápidamente si el vendedor esta queriendo vender cualquier cosa o no. Muchas veces hacerse el desentendido funciona principalmente para evaluar la calidad de la mochila y también para evaluar a quien está queriendo hacer la venta. Donde comprar la mochila no es muy importante, lo que verdaderamente importa es que presente las características necesarias que la hagan fuerte y confortable.

Tamaño
La capacidad de una mochila se mide en litros, de acuerdo a su volumen. Se pueden clasificar en:

  •  Mochilas pequeñas: 20 a 40 litros.
  •  Mochilas medianas: 40 a 60 litros.
  •  Mochilas grandes: 60 a 90 litros.

El tamaño de la mochila no es siempre proporcional a tu altura. Si medís, por ejemplo, 1.80cm no necesariamente significa que debes comprar una mochila “grande”. El tamaño de tu torso, y no tu altura, determina el tamaño de la mochila apta para vos. Comprobá que el cinturón se ajuste a tu cintura y que las hombreras no sobrepasen tu espalda. En general los hombres pueden cargar con mochilas más grandes que las mujeres debido a las distintas condiciones físicas. Sin embargo, para un largo viaje de semanas o meses, una mochila de 60-65 litros debería ser suficiente para ambos sexos. Si necesitas una mochila aún más grande, seguramente sea porque estás queriendo llevar más de lo que necesitas (excepto que te vayas de expedición a un lugar remoto). Es importante que una vez que hayas guardado todo, sobre espacio en la mochila de aproximadamente 5 litros.

Peso
Una buena mochila debe estar diseñada para transferir todo el peso de la espalda, columna y cervicales hacia las piernas. Normalmente, el peso que debería transportar una persona no debería superar el 25% de su propio peso. Por ejemplo, una persona que pesa alrededor de 60kg no debería, idealmente, transportar cargas mayores de 15kg. La distribución del peso se logra gracias ciertas características que debe presentar la mochila como:

  1.  Armazón o bastidor rígido: Es un soporte vertical interno que se encuentra en el espaldar que mantiene la estructura de la mochila. Su función es transportar el peso de la mochila hasta el cinturón, que si está bien colocado (junto encima de las caderas), ayuda a enviar la carga directamente a las piernas liberando gran parte del peso de la espalda.
  2.  Cinturón acolchonado regulable: El cinturón es una parte fundamental de la mochila. Es el encargado de distribuir el peso por nuestro cuerpo y aliviar la fuerza y tensión sobre nuestra columna y cervicales. Para que el cinturón cumpla con eficiencia su finalidad tiene que abrazar los laterales de la cadera en los hombres mientras que en la mujer este va más alto y aprovecha la forma de la cintura para apoyarlo sobre ellas; por eso es necesario que sea regulable. Para saber si una mochila presenta un cinturón bueno, un buen consejo es tomar la mochila por el cinturón y levantarla (vacía). Si esta se levanta como un bloque y el cinturón se mantiene rígido en el aire y sostiene la mochila, el diseño y calidad del cinturón es bueno. Un buen cinturón es capaz de mantener la mochila sin necesidad de llevar puestas las hombreras.
  3.  Espaldar y hombreras regulables, acolchonados y con sistema de ventilación: El espaldar debe tener sistemas de espalda ajustables que se adapten a la longitud del torso. ¿Cómo ajustar la altura de la espalda de la mochila?: Debes Colocar el ajuste a la altura adecuada y después ajustar la mochila. Con el cinturón en la cintura, los tirantes deben abrazar la parte delantera de los hombros y las cintas de carga deben describir un ángulo de unos 45º. Si en la prueba la espalda parece demasiado corta o demasiado larga, reajusta hasta que quede perfectamente colocada.

Las hombreras se encargan de estabilizar la carga y repartir el peso. Cuanto más anchas sean las hombreras menor será la presión sobre los hombros y pecho y más cómodas resultarán. Por lo tanto deben ser anchas, regulables e idealmente acolchonadas con sistema de ventilación al igual que el espaldar.

 Cintas de compresión: Estas cintas permiten compactar la mochila y acercarla al tórax, por lo tanto a tu centro de gravedad, y evitar así que se mueva. Lo ideal es siempre dejar la mochila compacta y rígida.

 Cintas de ajuste: Al subir o bajar cuestas o caminos empinados, nuestro torso se adelanta o atrasa con respecto a nuestro eje. Las cintas de ajuste son imprescindibles en mochilas con bastidor. Lo ideal es que estas formen un ángulo de 45º en posición normal (sobre terreno plano). A diferencia de la regulación dorsal, debes ir ajustando estas cintas a lo largo del camino, según en qué situación te encuentres.

 Estabilizador pectoral: este evita que las correas entren debajo de los brazos y permite transferir el “tirón de la mochila” (tendencia de la mochila de caer hacia atrás) para el área pectoral, aliviando los hombros. Cambiando la regulación del estabilizador pectoral a lo largo del día o inclusive soltándolo algunas veces se alivia bastante la molestia de la parte superior del tronco. Las mujeres deben prestar especial atención a esta correa y verificar que no queda justo a la altura de los senos, sino por encima de estos.

Además de tener en cuenta estos 2 factores (tamaño y peso), la mochila contar con:

 Sistema de doble cierre: Es muy aconsejable que la mochila presente sistema de doble cierre por 2 razones: la primera es porque un cierre puede romperse y si esto pasa tenés el otro de reserva (si tu mochila tiene cierres con la inscripción YKK debes quedarte tranquilo ya que estos son considerados los mejores cierres que existen); la segunda razón y la más importante, es por seguridad. Al tener doble cierre se puede asegurar la mochila con un pequeño candado, muy útil para cuando debes dejar tu mochila sola por ejemplo, en los alojamientos.

 Doble costura: Necesitas una mochila resistente, es por eso que debés mirar con atención las terminaciones de la misma y fijarte si están reforzadas con doble costura.

 Múltiples compartimentos: Es fundamental que una buena mochila presente diferentes compartimientos o bolsillos. De esta forma es posible dividir el equipaje en secciones más pequeñas, lo que permite acceder más fácilmente a tus cosas, sin tener que desarmar la mochila cada vez. Una buena opción es una mochila que tenga uno o dos bolsillos internos, bolsillos laterales, bolsillos externos frontales y otro en la cabecera.

 Acceso a la parte interna: La mochila debe permitirte acceder a tus cosas tanto desde la parte superior (como en todas las mochilas), como también desde la inferior. Imaginate que guardaste un pantalón en el fondo de la mochila, tendrías que sacar todo para agarrar ese pantalón…y esa no es la idea de comodidad.

 Raincover (o loneta para la lluvia): Si la mochila no es impermeable es importante que tenga un cobertor impermeable protector contra el agua. Generalmente suele estar ubicado en un compartimiento externo en la base de la mochila
 Bolsa hidrater: Si bien no es fundamental, algunas mochilas suelen presentar un compartimiento para colocar una bolsa de agua y un orificio para sacar una manguera que nos quede accesible mientras vamos con la mochila puesta. Esta funcionalidad resulta muy útil para aquellos viajeros que realizan largas caminatas con la mochila a cuestas.

Las mejores marcas y las más recomendables son: LOWE ALPINE, THE NORTH FACE, HUEMUL, HIGH SIERRA, FERRINO, DOITE y OUTSIDE. Estas marcas suelen tener un costo económico elevado, pero son mochilas de alta calidad, muy cómodas, fuertes y resisten el uso de un mochilero por varios años.
Otras mochilas recomendables en relación precio/calidad son: BAMBOO, OUTDOORS, NORTHLAND, WATERDOG y MONTAGNE. Estas marcas no son las mejores del mercado pero sin embargo, se ajustan bastante bien a las necesidades de un mochilero principiante.

mochilero

mochilero

Estas son simplemente algunas de las tantas marcas de mochilas que existen, hay muchísimas más, solo a la hora de elegir tu mochila recordá las indicaciones que nombramos más arriba y de seguro que vas a disfrutar muchísimo tu viaje.

FUENTEMi mochila: ¿cuál escojo?



¿Te gusto esta nota? 
Déjanos un comentario. ¿Conoces a alguien que puede interesarle esta nota? Compartila.
Muchas gracias y hasta la próxima viajero  :)

Ah, no te olvides de seguirnos a través de nuestras redes sociales:

  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *