ecOceánica

Share on Google+0Share on Facebook0

En el Día Mundial de los Océanos te presentamos a ecOceanica, una ONG peruana con el propósito de conocer, conservar y recuperar los ecosistemas marinos del Pacífico Sudeste.

Nadadoras milenarias

Habitan el planeta desde hace más de 100 millones de años, sus ancestros vivieron en la época jurásica, y ellas, las tortugas marinas, siguen entre nosotros. Aunque han demostrado una gran capacidad de adaptación a su medio ambiente a través de decenas de centurias, ahora dependen de las acciones del ser humano para continuar su legado.

Desde junio del 2010 ecOceánica viene estudiando a las poblaciones de tortugas marinas del norte del Perú, sobre todo en la caleta de pescadores artesanales El Ñuro, como parte de su principal proyecto de investigación científica. Ellos monitorean su peso, tamaño, peso, estado de salud, diversidad genética, cantidad de tortugas que permanecen en la zona y los usos que le dan a ésta, sobre todo, porque se tiene muy poca información de las tortugas marinas en Perú.

ecoceanica

Hasta el momento tienen censadas 252 tortugas, a 83 de ellas ya las habían evaluado antes, lo que quiere decir que muchas de ellas viven en la zona de forma saludable y bastante protegidas. Casi todas las tortugas censadas hasta la fecha han sido de la especie de tortugas verdes, la más común en Perú, pero también han encontrado 2 tortugas carey; sin embargo, el mar peruano alberga 5 de las 7 especies de tortugas que existen en todo el mundo: tortuga verde , carey, dorso de cuero , cabezona y golfina.

Desde el 2009, año en que fue creada ecOceánica por cuatro biólogas marinas con 14 años de experiencia en tortugas marinas, egresadas de la Universidad Agraria La Molina, Ximena Vélez-Zuazo, Luciana Klinge, Cynthia Céspedes y Shaleyla Kelez, todos sus estudios e investigaciones tienen el propósito de conocer, conservar y recuperar los ecosistemas marinos del Pacífico Sudeste, con especial énfasis en los ecosistemas peruanos.

ecoceanica

ecoceanica

Sobre su Proyecto Tortugas Marinas, mucha de la información que consignan es nueva para la ciencia, y con esto buscan lograr la implementación de programas de conservación y protección de éstas especies, intensamente depredadas por décadas. Solo como ejemplo, las poblaciones de tortugas verdes, en los últimos cien años, han disminuido alarmantemente en casi 80%.

Todas las especies de tortugas marinas están protegidas por la Convención Interamericana para la Protección y Conservación de las Tortugas Marinas, y su comercio está prohibido por la Convención del Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre (CITES).

El maravilloso Ñuro

En la caleta de El Ñuro la comunidad de pescadores no suele pescar tortugas marinas para su consumo y cuando las capturan por accidente las devuelven vivas al mar. Las avistan nadando libres desde el muelle y muchos de ellos y sus niños les llaman con cariño “Cheli”, ya que la más común en la zona es la tortuga verde cuyo nombre científico es Chelonia mydas.

Pero este apodo no es gratuito, es producto de un esfuerzo continuo de ecOceánica por trabajar en conjunto con esa comunidad pesquera y sensibilizarla sobre la importancia de proteger y conservar a las tortugas marinas que, además de tener una presencia importante en su paisaje cotidiano, su pesca y consumo están prohibidos por ley en Perú desde el 6 de marzo de 1995.

ecoceanica

Cada vez que ecOceánica realiza algún censo de tortugas marinas en la zona de El Ñuro visita la escuela de esa comunidad y también las de los alrededores como Los Órganos y Máncora. Les hablan de la importancia de las tortugas marinas en el mar, como grandes reguladoras que son del ecosistema, por cuidar de los fondos marinos que a su vez albergan a otras especies importantes para la biodiversidad y salud de los océanos. Y además los niños son llevados al muelle para que puedan tener una clase con las tortugas verdes presentes y así conocerlas e involucrarse aún más con ellas y su cuidado.

ecoceanica

ecoceanica

Las tortugas verdes, las que ellos ven todos los días, de entre las cinco especies mencionadas, es la que se reproduce más lentamente porque alcanza su madurez sexual más tarde que las otras, a los 45 años. La mayoría de la pesca que se realiza a nivel nacional las captura de forma accidental aún en su período juvenil, sin darles chance de que lleguen a la edad suficiente para aparearse y que su población siga creciendo.

Tortuguillos y sus “años perdidos”

Se sabe que el mar peruano es una gran fuente de alimentos para el crecimiento de las tortugas marinas que lo frecuentan, y que es usado como parte de su habitat que va desde Baja California, México, hasta el centro de Chile. Desde hace algunos pocos años que se sabe que algunas especies como las tortugas verdes y las golfinas también anidan en nuestras playas.

Desde el 2011, ecOceánica viene registrando la actividad de anidación de estas tortugas en el norte de Perú y hasta el 2013 han podido observar alrededor de 49 eventos de anidación, ya sean puestas de huevos o eclosiones de nidos con tortuguillos (tortugas bebes) llegando al mar. A pesar de todos estos esfuerzos aún se necesitan más estudios de la temporada de anidación en las playas peruanas del norte, el éxito de eclosión, y los depredadores.

ecoceanica

Por instinto, una vez que los tortuguillos salen del nido buscan el océano como lo más brillante que hay sobre el horizonte. En varias playas del norte peruano los tortuguillos tienen grandes dificultades por la noche para llegar al mar pues lo más brillante del horizonte llegan a ser las fuertes luces que usan las casas y hoteles con vista al mar por su seguridad.

ecoceanica

Felizmente, es posible orientar a muchos de ellos hacia el mar con algunas luces que competían con las ya existentes, para que puedan caminar solos y ejercitarse para emprender la primera travesía de sus vidas: cruzar las olas y sobrevivir en el océano. En la comunidad científica le llaman los años perdidos, pues no se sabe que pasa con ellos en un período de 2 a 5 años hasta que vuelven a las costas para alimentarse. Por supuesto, esta travesía solo la emprenden los que pueden sortear exitosamente todas las dificultades de sus depredadores naturales y de la acción del hombre en su curso.

Lo ideal sería basarnos en experiencias ya aplicadas para tratar de interferir lo menos posible en el desarrollo y eclosión de los nidos de tortugas en las playas. En Florida, EEUU, por ejemplo, durante las temporadas de anidación de tortugas, los pobladores deben eliminar todas las luces que llegan directamente hasta la playa o como alternativa bajarles la intensidad a 50 watts o menos. También deben tener una coloración amarilla y/o roja, para que éstas no tengan mucho alcance. Otra norma es sembrar un cerco vivo que interrumpa los haces de luz para que no lleguen a la playa y que la dirección de éstas sea hacia el suelo. Las luces con sensor de movimiento también son una gran alternativa.

Otra información importante a manejar sería tener una reglamentación sobre cómo comportarse al avistar espontáneamente a las tortugas marinas desde algún muelle de pesca o al encontrarlas en el mar cuando nadamos o buceamos al veranear en la playa. En todos los casos, lo que se debe hacer es solamente observarlas, sin intentar tocar o aproximarse demasiado. Si las ves en el mar, debes respetar un margen de al menos 6 metros de distancia a su alrededor. Tampoco se puede ir detrás de ellas, ni perseguirlas, ni se les debe tocar por ningún motivo. No se les debe alimentar ni intentar atraerlas con carnada, pues, solo investigadores con fines científicos y con permiso de la Dirección General Forestal y Fauna están permitidos de interactuar con ellas.

Otra manera de colaborar con la investigación y conservación de las tortugas marinas es adoptándolas virtualmente por un determinado período de tiempo o poniéndoles un nombre. En ecOceánica existe el programa Adóptame o Dame un Nombre, a través del cual tu donación puede ayudar a continuar con los esfuerzos para su investigación y preservación. Solo basta con elegir del catálogo a disposición a la tortuga que quisieras proteger con tu aporte. Más información: LINK. Además puedes visitar nuestra página de facebook o página web.

ecoceanica

Gracias a los océanos tenemos el clima que permite nuestra vida en la tierra, conservar su biodiversidad y el equilibrio de sus ecosistemas es imperativo para la vida en nuestro planeta azul.

ecoceanica



¿Te gusto esta nota? 
Déjanos un comentario. ¿Conoces a alguien que puede interesarle esta nota? Compartila.
Muchas gracias y hasta la próxima viajero  :)

Ah, no te olvides de seguirnos a través de nuestras redes sociales:

  

Un pensamiento sobre “ecOceánica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *