La gran importancia de las dunas costeras

Share on Google+0Share on Facebook0

La belleza natural de las playas y las zonas costeras las convierte en motivo de uno de los principales destinos turísticos. La atracción que los humanos sentimos por las costas, no va acompañada de un conocimiento cabal de las mismas. No suele considerarse su dinámica ni tomarse en cuenta la amenaza que se cierne sobre su flora y su fauna. Se da por sentado que las costas constituyen un recurso inagotable, pero claramente no lo son.

Las dunas costeras corresponden a montículos de arena sujetos a la acción del viento. Se encuentran en todas las costas arenosas del planeta. Son un ecosistema vivo que se mueve y está lleno de biodiversidad, constituyendo un paisaje maravilloso.

dunas costeras

Para que existan dunas en las playas debemos tener tres ingredientes básicos: arena, viento y vegetación. El viento mueve la arena que se encuentra en la playa en dirección a tierra firme, donde es atrapada por la vegetación y así nace una duna.

La naturaleza por sí sola ha estado durante mucho tiempo encargándose de formarlas, pero nosotros hemos quitado un ingrediente básico de su receta: la vegetación. Como resultado de esta acción no se pueden formar, y las que ya estaban formadas pierden arena rápidamente

Las dunas son el hogar de un sinnúmero de plantas y animales, muchos de los cuales están en peligro de extinción y solo pueden sobrevivir en un ambiente de dunas; incluso algunas aves migratorias las utilizan como un lugar de descanso en su largo viaje, y muchas ponen sus huevos sobre ellas.

El turismo costero constituye una de las principales actividades económicas que degradan los sistemas de dunas.

dunas costeras

Las dunas ofrecen servicios ambientales como la purificación del agua y nos pueden proteger del impacto de las tormentas, huracanes y tsunamis.

Hay dos claros ejemplos lamentables de la importancia de la conservación de las dunas. El huracán Gilberto, uno de los mas intensos de la historia golpeo la Península de Yucatan en 1998. En lugares con dunas y vegetación en buen estado de conservación no hubo graves problemas, en cambio en las zonas con asentamientos urbanos y turísticos, sin dunas ni bosques, el daño fue devastador. El tsunami del 2004 en las costas del sudeste asiático, las únicas zonas que detuvieron y amortiguaron las olas del tsunami fueron las zonas de dunas y vegetación en buen estado de conservación.

Desde Seguir Viajando queremos concientizar en cuidar la naturaleza, hoy damos a conocer a nuestros seguidores el estado avanzado de degradación que tienen numerosos sistemas de dunas del mundo.

Como en todas nuestras notas sobre el cuidado de la naturaleza, vamos a terminar diciendo:

Solo después que el último árbol sea cortado.
Solo después que el último río sea envenenado.
Solo después que el último pez sea atrapado.
Solo entonces sabrás que el dinero no se puede comer.


¿Te gusto esta nota? 
Déjanos un comentario. ¿Conoces a alguien que puede interesarle esta nota? Compartila.
Muchas gracias y hasta la próxima viajero  :)

Ah, no te olvides de seguirnos a través de nuestras redes sociales: