El desierto brasilero

Share on Google+0Share on Facebook0

El Parque Nacional Lençóis Maranhenses (PNLM) es simplemente un destino espectacular.

Conocido como el “desierto brasilero”, en sus 155 mil hectáreas de extensión posee una mezcla de diferentes ecosistemas en los que se destacan sus extensas dunas de arena y las cientos de lagunas que se forman dentro de ellas, dando lugar a pequeños y grandes oasis dentro del desierto. Al mismo tiempo posee una gran variedad de vegetación (mezcla de restinga y amazonas) que tornan el paisaje más colorido, ríos que lo limitan y atraviesan, y el inmenso mar como límite natural en su lado norte. Increíble.

parque lencois maranhenses

Localizado en el estado de Maranhão, tiene varios puntos de acceso como ser Santo Amaro, Barreirinhas y Atins. Nosotros vamos a focalizarnos en estos últimos dos.

Barreirinhas es la principal puerta de entrada al PNLM, se trata de una pequeña ciudad que no tiene mucho para destacar más allá de su infraestructura turística, su seguridad y la hospitalidad de sus moradores. Es lindo pasear por la costanera del rio, donde encontramos varias opciones de restaurantes y una linda vista del rio y una pequeña duna que se encuentra en medio de la ciudad. Las opciones de hospedaje son varias y para todos los presupuestos. De entre los más económicos se destaca La Casa del Professor, no solo por el precio sino también por la buena energía y onda del lugar. También hay una cierta gama de restaurantes y una amplia variedad de agencias de turismo, que ofrecen paseos a los diferentes atractivos del parque y alrededores.

parque lencois maranhenses

Barreirinhas

Estos atractivos varían de acuerdo a la época del año. Existe un período de lluvia que va de Diciembre a Junio en los que las lagunas se llenan, y luego un período seco que comienza en Julio donde la mayoría de las lagunas están llenas. Al final del período seco solamente quedan algunas lagunas con agua, por lo que primeramente se visitan las lagunas que se sabe van a secar y luego las que demoran más en desaparecer.

lagoa-baixa-grande-lencois-0

Desde Barreirinhas, los dos paseos más comunes al parque son visitar la Laguna Bonita y por otro lado la Laguna do Peixe y Laguna Azul. Para ambos paseos es necesario atravesar el Río Preguiças de balsa y luego acceder de 4×4 en un viaje de entre 50 y 90 minutos, aunque también existe de ir a pie en una caminata de 4 horas de ida, sólo que es imprescindible la presencia de un guía.

La Laguna Azul se encuentra en la base de una duna relativamente alta desde la que se recomienda ver la puesta del sol. La Laguna do Peixe se encuentra a 30 minutos de caminata entre las dunas desde la Azul y se destaca por la presencia de pequeños peces, lo que dio origen a su nombre. También cuenta con una pequeña vegetación a sus orillas, que nos regala un buen lugar para descansar a la sombra.

chica_lagoa-da-gaivota

lagoa-baixa-grande-lencois-03

El paseo a la Laguna Bonita es aún más interesante que el otro. El camino es meno agitado, más largo, se atraviesan pequeños arroyos, y el paisaje final es mucho más lindo. Se trata de una de los puntos más altos del parque, por lo que es posible admirar el “interminable” desierto y sus lagunas, pudiendo avistar (dependiendo la época) centenas de lagunas.

chica_rio-preguicas-barreirinhas-01

Otro de los paseos destacados para realizar desde Barreirinhas es descender por el Río Preguiças hasta su encuentro con el mar. En el camino pasaremos primero por el poblado de Vassouras, perteneciente a los Pequeños Lençóis, un pequeño conjunto de dunas en comparación con el PNLM, de características similares. Lo más interesante de este poblado es que convive con una comunidad de monos “pregos”, que se encuentran merodeando por las tiendas de artesanías y el bar.

lagoa-baixa-grande-lencois-02

Río abajo llegamos a Mandacarú, parada obligatoria para visitar el Faro Preguiças, de acceso gratuito y del cual se obtiene una muy linda vista 360° de la región.

baixa-grande-lencois-maranhenses-02

Por último llegamos a Caburé, un mini pueblo turístico que separa el río del mar, con playas en ambos lados. Aquí hay un restaurante para saborear platos típicos e incluso una pequeña posada, bien alejado de todo. También es posible alquilar cuadriciclos, o tomar un barco para llegar al poblado de Atins, el cuál merece un capítulo aparte…

canto de atins



¿Te gusto esta nota? 
Déjanos un comentario. ¿Conoces a alguien que puede interesarle esta nota? Compartila.
Muchas gracias y hasta la próxima viajero  :)

Ah, no te olvides de seguirnos a través de nuestras redes sociales:

  

2 pensamientos sobre “El desierto brasilero

  1. cristian

    Es increíble este lugar!!! Imperdible hacer la caminata de Atins hasta Santo Amaro atravesando el desierto.. son 4 noches durmiendo en el medio de la nada. De las mejores experiencias de mi vida

  2. Pingback: Atins, un lugar privilegiado - Para Tu Viaje

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *